Quienes somos

HISTORIA DE LA PRESENCIA

Echemos la vista atrás y retrocedamos hasta 1945, a Burlada, Navarra. Nos encontramos con un pequeño grupo de Hermanas, religiosas Amor de Dios y un gran deseo formulado en un encargo: encontrar Casa donde comenzar su labor educativa, donde fundar un Colegio.No se hacía con ello sino materializar una vez más un principio fundacional que en diversas circunstancias enunció Jerónimo Usera : Educar es nuestra forma de amar.

No era Navarra, por aquel entonces, enteramente desconocida para la Congregación, y no solo debido al origen navarro de algunas religiosas sino también porque ya tenían presencia en nuestra Comunidad, atendiendo diversas necesidades, en las localidades de Ziordia, Zugarramurdi y Larrainzar.

Pero ahora era otra cosa, se necesitaba Casa propia.

Pamplona se presentaba como la mejor opción, pero el Obispo les disuadió de ello, pues parece que la capital ya estaba suficientemente atendida en el aspecto educativo. Sin embargo no ponía impedimento alguno en la fundación  en ningún otro lugar de la geografía navarra.

Y lo que en principio se debió presentar como una derrota se convirtió pronto en una oportunidad. Fue de este modo como llegaron a entrar en contacto con la Familia Agudo, propietarios de un chalet a las afueras de una pequeña localidad, Burlada.

¿Pero, por qué Burlada?

Presentaba este pueblo (1852 habitantes en el censo de 1950) algunas ventajas que no pasaron desapercibidas a aquellas primeras Hermanas. En primer lugar la cercanía a Pamplona, solo 2,5 Km le separan del centro de la capital y principalmente la de no contar con ningún centro de enseñanza religiosa.

Enseguida debieron ver plausibles sus anhelos de educación. Se daban las condiciones, había necesidades..., pero los comienzos no iban a ser  fáciles.

Primeramente la citada familia Agudo no estaba dispuesta a vender su propiedad. Sin embargo ofrecía la cesión del chalet. Así que ya tenemos a las primeras Hermanas instalándose en lo que iba a ser el  inicio de su larga andadura en Burlada.

Los primeros años debieron ser verdaderamente duros, pues no olvidemos que el citado chalet era un edificio deshabitado que carecía de todo. Hubo, por tanto, que hacer frente a todo tipo de problemas, desde los relativos a la intendencia  hasta el modus vivendi. Hablamos de una época de penuria económica en la que aún no se había superado el infradesarrollo de la posguerra.

Realizaban entonces las Hermanas labores de encargo, de costura y al mismo tiempo enseñaban esta disciplina a jóvenes de Burlada, de otros pueblos cercanos e incluso de Pamplona

Las vicisitudes de los comienzos no les hicieron olvidar el propósito de su asentamiento en  Navarra.

Así que por fin, poco después, se compró en lo que entonces eran  las afueras de Burlada, una finca que tenía casa, huerta, gallinero, colmenas...y se fue adaptando como colegio.

Comenzaron las Hermanas como hemos citado pero pronto se comenzó el primer Parvulario.

Debió satisfacerles esto muy hondamente  pues el Padre Fundador  había puesto mucho empeño en el trabajo con niños. Es sabido que consideraba  la niñez como el período más permeable a la educación y que llegó a instaurar en sus colegios la "sección de párvulos". Enseñanza  que estaba entonces empezando a dar en Europa los primeros pasos. En esto, como en otras cosas, fue pionero.

También se inició la enseñanza a chicas que se examinaban libres en el instituto de la capital. Los buenos resultados que alcanzaban en estas pruebas así como la frecuente escenificación de piezas teatrales (las famosas comedias) contribuyeron a que la presencia Amor de Dios  en Burlada se consolidara cada vez más.

De este modo y con la ansiada actividad educativa en marcha fue autorizado su funcionamiento definitivo como Colegio por la Dirección General de Enseñanza Primaria el 28- Febrero – 1951.

De la labor educativa de estos años queda constancia en los Informes remitidos por la Inspección y que se conservan en el Centro:

...De la visita efectuada al Centro docente.....eficiente organización y orientación pedagógica....

...la actuación docente satisface en alto grado a la Inspección....

...Consta actualmente de una clase de párvulos y dos de niñas y tienen a su cargo también una clase de adultas que funciona todo el curso.....

...Desarrolla este Colegio una labor educativa y social muy estimable, contribuyendo a la solución del problema escolar de la localidad, que por su proximidad a la capital está en vías de continuo desarrollo, con una población predominantemente obrera...”

Estas citas dan sobrada cuenta de la labor que desempeñaba el Centro desde sus inicios.

La contribución social que destaca la Inspección provincial  habría de hacerse más y más efectiva en los años siguientes pues tras unos años de crecimiento  lento entramos de lleno en una etapa de  importante desarrollo industrial en Navarra, especialmente concentrado en el área metropolitana de Pamplona, donde situamos Burlada, y que convirtió a la Comunidad Foral en receptora de inmigrantes.

En nuestra Comunidad se dio un doble movimiento poblacional. Por una parte se produjo el éxodo de los pueblos navarros a los núcleos industriales y por otra se convirtió en receptora de población nacional, que se instalaba principalmente en el área de influencia de Pamplona.

Así fue como población y necesidades de Burlada fueron creciendo al  ritmo que lo hacía su censo que pasó de algo menos de 1600 habitantes en 1950 a más de13.000 en 1970.

El colegio, dependiente, como no podía ser de otra manera, de la evolución social y demográfica de Burlada  seguía comprometiéndose cada vez más con la sociedad del pueblo y creciendo como centro educativo; además lo hace con bastante rapidez, como puede verse a continuación:

- 20-Enero -1971. La Dirección General de Enseñanza Primaria resuelve ampliar en 5 más las unidades escolares del Centro que se localizan en aulas de nueva construcción.

Contamos ya con Maternales, 2 aulas de Párvulos y 5 unidades de E.G.B. Todas con más de 40 alumnos de matrícula.

- 25-septiembre- 1972. Se autoriza al Colegio a impartir 6º curso de E.G.B.

- 29- Noviembre- 1973. Se concede la clasificación definitiva en  Centro de Preescolar con 2 unidades de Jardín de Infancia y 2 unidades de Párvulos. Se aceptaron también las obras necesarias propuestas por el Centro.

- 30- septiembre- 1975. Se produce la transformación y clasificación definitiva del Centro en Colegio de Educación General Básica constando de 8 unidades con capacidad para 320 alumnos.

- 6-Julio-1982. La Dirección Provincial de Educación accede a la solicitud remitida por el Centro respecto a transformar en mixtas las unidades de niñas de E.G.B. Queda, entonces, el Centro constituido por 11 unidades mixtas de E.G.B. y 4 unidades de Preescolar.  

En los años sucesivos se van firmando, con los inevitables vaivenes, los conciertos con Educación.

Sin embargo, al mismo tiempo que esto ocurría y las transformaciones en el Centro iban cambiando  su fisonomía, otros colegios públicos y privados  (concertados/religiosos) iban apareciendo en la localidad. El fuerte incremento demográfico que se produjo en Navarra hasta los años 80, pero muy en particular en Burlada (llegó a contar con  14. 690 habitantes en 1980), hizo que el mapa escolar también se transformara y nuevos centros escolares ofrecieran las mismas etapas educativas. Sin embargo es de destacar que el Centro Amor de Dios, en estos años, no solo no pierde matrícula sino que incluso crece, hecho este, insólito en la localidad. Cuenta con 462 alumnos en el curso 77/78 y  485 en los cursos 86/87 y 87/88, tomando como fuente la edición de 1990  del Mapa Escolar de Navarra.

Llegamos así a la década de los 90 en la que nos encontramos en el nivel de enseñanzas básicas  con 3 centros públicos y 4 privados (incluido el nuestro) en la localidad. Hemos de tener en cuenta que esta amplísima oferta educativa ha de atender a una población  que, en estos años, no solo no crece sino que  incluso se ha reducido.

Esta sobreoferta educativa unida a la fuerte crisis económica de los 90 afectaron seriamente a nuestro Centro. Nos referimos a la matrícula y nunca al corpus doctrinal que anima nuestro estilo educativo.

De este modo llegamos a 1995, fecha en la que se va a producir el que quizás fuera, hasta ese momento, el cambio más trascendental, desde el punto de vista organizativo de la historia del Colegio. Se trata de  la firma de un convenio por el cual la Congregación de  Religiosas Terciarias de la  Sagrada Familia y la Congregación de Religiosas Hermanas del Amor de Dios constituyen una nueva entidad jurídica.

Se trataba de unificar nuestra línea de los tres últimos cursos de E.G.B con la del centro Regina Pacis  y constituir así un nuevo centro que impartirá la nueva  Educación Secundaria Obligatoria y lo hará con un nuevo nombre: Centro de Educación Secundaria Amor de Dios-Regina Pacis.

Esta decisión  viene promovida por la política de racionalización de costes del Departamento de Educación que afectó a numerosos centros educativos en Navarra.   

Se fueron poco a poco resolviendo las muchas incertidumbres que un cambio de tal calibre traía consigo. Desconocíamos qué nos iba a deparar el futuro  pero sabíamos que en este empeño de que el colegio  siguiera adelante  no estábamos solas. Contábamos con la firme determinación de la Congregación, con una fuerte raigambre en Burlada y con el convencimiento de que “esto hay que sacarlo adelante”.

Además esta nueva andadura educativa no solo no produjo ninguna fisura con Infantil y Primaria sino que, al contrario, nos hizo más conscientes de que el carisma Amor de Dios que nos inspiraba era la  fuerza que nos diferenciaba como Centro y esa identidad la hemos seguido trabajando con entusiasmo.

Hacia esos años o quizás un poco más adelante, a finales de los 90,con el intenso desarrollo de la actividad económica y la ya tan manida “burbuja de la construcción” se produjo una llegada masiva de inmigrantes, primero procedentes de Latinoamérica y después de Europa del Este (Rumanía, Bulgaria...) De nuevo volvía Burlada a convertirse en núcleo de recepción de una población que llegaba en condiciones precarias, necesitando ayuda de diversa índole: laboral, social...y por supuesto precisando un puesto escolar para sus hijos.

Nuestro colegio es elegido por un buen número de estas familias y de este modo nos encontramos con que nuestras aulas, desde 1º de Infantil hasta 4º ESO, se van llenando de diversos colores y culturas. Junto a los niños y jóvenes burladeses ahora se sientan en nuestras aulas otros procedentes de Ecuador, Colombia, Rumanía, China... . Unos alumnos llaman a otros, unas familias a otras; vienen con su propio bagaje y necesidades, que no suelen ser escasas y que a veces empiezan por  vestido y otras por escucha y comprensión.

Recordamos y se nos hace presente el “...dame Señor nuevos horizontes...” useriano. El mundo  globalizado en que vivimos, por una parte nos lleva más allá de nuestras fronteras y por otra nos acerca a personas que solo hace unos años las sentíamos pertenecientes a un mundo lejano.

Esta situación de crecimiento poblacional en Burlada se sitúa, sin embargo, en una sociedad  con una  estructura  típica del régimen demográfico moderno, con una evolución hacia el envejecimiento de la población y la disminución de la natalidad.

Este fenómeno unido a la posterior crisis que ha cerrado la puerta a la llegada de inmigrantes ha provocado no solo el estancamiento del censo sino incluso el descenso, que ha sido de algunos cientos de habitantes entre 2006 y 2012.

De nuevo estos vaivenes tienen su reflejo en la matrícula. No obstante la Congregación ha seguido creyendo en el colegio; se han hecho pequeñas y grandes inversiones que van desde  la remodelación de algunas aulas hasta la construcción de un nuevo polideportivo (en el año 2000, en la gran planta que ocupaba un antiguo frontón) y que ha proporcionado nuevas posibilidades de asistencia  de padres etc, aparte de las deportivas naturalmente.

A pesar del retroceso demográfico, particularmente en población infantil, y de la profunda crisis que atravesamos estamos convencidos de que nuestra misión evangelizadora es ahora más necesaria que nunca. Estamos dispuestos a redoblar los esfuerzos y para ello contamos  con la fuerza que nos da el convencimiento  de que encarnamos  un proyecto que merece la pena  y de que esta pequeña familia Amor de Dios de Burlada forma parte y se nutre de la gran  “Familia Amor de Dios” global y sin fronteras. Además este mismo espíritu impregna también al nuevo y joven  profesorado que se ha incorporado a nuestro Claustro.

Para finalizar con esta “pequeña historia” de nuestro Centro y situándonos prácticamente a día de hoy tenemos que poner de manifiesto el importante cambio que se ha producido en la Dirección de los centros Amor de Dios y Amor de Dios -Regina Pacis ya que ambos cuentan, desde este curso 2013/14, con directoras seglares.

Esta nueva singladura va unida a cambios externos  e internos del colegio: hemos pintado la fachada, tirado tabiques y transformado salas y aulas. Y sobre todo nos enfrentamos con gran ilusión a retos que aun siendo novedosos nos retrotraen al legado  que hace tantos años nos dejó Jerónimo Usera y que continua  siendo igual de urgente: “Hacer sabios y santos”.

Congregación Amor de Dios

La Hermana del Amor de Dios lleva dentro un corazón misionero, heredado de su fundador. El desafío del envío misionero es la perla preciosa que sigue alargando su vida más allá de sí misma y, al mismo tiempo, prolongación del testimonio evangélico de Jerónimo Usera. Continuar »